La ONG Estadounidense abre una oficina regional en Argentina

1920x1080 Image

Retrieved from ciudadanoweb.com.ar.

La organización Zakat Foundation of America anuncia histórica apertura de una oficina ubicada en Córdoba, Argentina, desde donde planea continuar promoviendo la autosuficiencia.

Zakat Foundation of America es líder mundial en la promoción de programas humanitarios que sirven desde la raíz a los problemas de pobreza global. Agua y saneamiento, educación de calidad, empoderamiento de refugiados, seguridad alimentaria, respuestas de emergencia y salud son algunos de los temas más importantes a los que se dedica.

A pesar de no poder celebrar la apertura de su nueva oficina en Córdoba, Argentina, dadas las restricciones que resultan de la pandemia por Covid-19, Zakat Foundation of America tiene diseñada una agenda de reuniones puntuales con áreas del gobierno provincial y del gobierno nacional, líderes del sector sin fines de lucro, medios y periodistas, voluntarios y beneficiarios con el fin de presentar su primer oficina oficial en Latinoamérica, dar a conocer sus programas y servicios y explorar oportunidades de colaboración estratégica.

“Esperamos que el trabajo que realicemos a través de esta oficina mejore la vida de las familias y comunidades, y que podamos ir más allá y alcanzar a generaciones venideras”, expresó Halil Demir, director mundial. “Es un gran lugar para abrir nuestra oficina. Agradecemos al gobierno argentino por permitirnos llevarlo a cabo. Esta oficina será el centro de todos nuestros programas regionales”.

A su vez, la Coordinadora de Programas para Latinoamérica y ahora Directora de la Oficina en Argentina, Verónica De Pasquale, expresó que “deseamos que esta oficina introduzca a Zakat Foundation of America al ecosistema de organizaciones sin fines de lucro en Argentina y la región”.

Zakat Foundation of America ya estaba trabajando en su proyecto de permacultura en Brasil cuando De Pasquale conoció a Demir. “Conocí a Zakat Foundation en 2010, luego del devastador terremoto en Haití. Trabajaba como voluntaria para una iglesia católica donde atendíamos a niños y niñas haitianos en proceso de recuperación. El terremoto en Haití fue un gran shock para mi y me marcó para siempre. En ese entonces decidí que quería trabajar el resto de mi vida en el sector humanitario. Caí en cuenta lo desigual que es el mundo en que vivimos y que necesitamos más trabajadores humanitarios. No hay suficientes”.

La directora argentina y regional de Zakat Foundation of America, Verónica De Pasquale habló en dialogo con Búnker 91.9 FM “la situación post pandémica es de emergencia en la mayoría de los países del mundo, sobre todo en los más vulnerables como es la región de Latinoamérica, pero estos planes de la apertura de una oficina en Argentina venían de larga data, hace unos cuatro años estábamos trabajando en esto y se nos dio el año pasado, en plena pandemia y coincide pero no fue específicamente por la situación en Argentina”.

1920x1080 Image

Asimismo indicó que “sí, hubo cambios en nuestros planes porque pensábamos trabajar en el país en los sectores de educación con programas para niños de bajos recursos porque creemos y entendemos que el inglés abre puertas y entonces queríamos darles esa oportunidad a los niños”.

“Tuvimos que cambiar los planes y nos vamos a enfocar en seguridad alimentaria se han cuadruplicado los merenderos y comedores barriales, no están teniendo ayuda, están muy vulnerables y nos vamos a enfocar en los próximos doce meses en ese rincón”, afirmó.

Y aclaró que “en realidad estamos ubicados en Córdoba, pero vamos a trabajar en: Córdoba, Santiago del Estero, Catamarca, La Rioja y si se puede, San Juan; dependiendo de la necesidad que aparezca y los fondos que podamos lograr para este programa”.

“Todo el trabajo va en coordinación con estadísticas locales más las estadísticas internacionales que nosotros tengamos, a la vez siempre abordamos a los municipios o gobiernos locales para ver qué están haciendo, otras ONG para ver qué están haciendo, coordinar esfuerzos y no que el mismo lugar reciba ayuda de diferentes fuentes y haya otros que no reciban nada. Eso es parte del programa: toda la investigación y la selección especifica de los merenderos y cómo se los va a ayudar”, señaló.

Por otra parte, destacó que “es un trabajo delicado, nosotros somos totalmente apolíticos, no tomamos ningún tipo de bandera política, siempre tratamos de enfocarnos, solamente, en la ayuda humanitaria en cualquier lado que vamos, obviamente el municipio siempre maneja la información que necesitamos, tiene los contactos de los líderes comunitarios y también hay otras ONG. Tratamos de trabajar lo más objetivo y ecuánime posible, a veces esta intervención desencadena otras realidades pero bueno, es un trabajo delicado de las ONG que tratamos de trabajar en conjunto con los Gobiernos pero sin enredarnos demasiado en sus políticas internas”.

Y destacó que “este programa empieza el 1 de abril, ahora estamos en el armado de la táctica de lo que va a ser seleccionar los merenderos, la idea es hacer una convocatoria por diferentes medios, que lleguen a estas personas –por ejemplo la radio- y tenemos un formulario de inscripción para el merendero donde vamos a evaluar las necesidades y también saber dónde tenemos la región más vulnerables. Pero vamos a tratar de llegar a los merenderos o comedores o líderes comunitarias. Hay muchísimas líderes comunitarias de merenderos que no tienen nombre y que dan de comer en sus casas. Esa señora a lo mejor alimenta a los 150 chicos como puede, vamos a tratar de llegar a esas que están informales pero que están haciendo un trabajo de corazón”.

“Los municipios a veces tienen los merenderos formales o sus propios comedores, a los comedores municipales no los vamos a encarar porque eso son problemáticas de los municipios, nosotros queremos llegar a la casas donde hay un señor o señora de buen corazón, que están viendo en la cara el hambre de los niños y le están dando de comer como pueden y generalmente hay un grupo voluntario, de buena fe y de otro escalón social que les están dando una mano, esa es la realidad de muchísimos lugares”, concluyó.